Una vida de perros

Vivir en un pequeño núcleo de población y poder disfrutar con y de los perros de agua en un entorno rural, entre montes, sierra y naturaleza, es un autentico privilegio.

Tenemos la suerte de poder acceder directamente al campo con tan solo abrir la puerta, de ver correr a nuestros perros, una de las razas más rusticas que hay en la actualidad, libres y felices. 

Dentro de nuestra casa, tenemos amplios espacios y zonas de esparcimiento para que, tanto adultos como cachorros, puedan ejercitarse libremente, tumbarse al sol, disfrutar de la lluvia…

Queremos que nuestros perros desarrollen plenamente sus facultades y tengan un carácter armonioso, mediante largos paseos, juegos, ejercicios de nado, etc... Si bien es cierto que el perro de agua es principalmente una raza de trabajo, hay que entender que las actividades que antiguamente realizó (pastoreo, cobro, y perro ayudante en embarcaciones...) están en desuso, y que para tener ejemplares mentalmente sanos debemos "administrar" una dosis de trabajo, ejercicio u ocupación que les mantenga en forma.