Nuestro proyecto de cría

Para nosotros la cría del Perro de Agua Español es algo más que un hobby; es una pasión, una especie de droga que engancha, pero cargada también de mucha responsabilidad.

El elemento principal y necesario es tener amor y respeto por el perro. Ser “perrero”, disfrutar paseando con ellos por el campo, tirándoles la pelota, llevándoles a nadar o pasarse horas embobado contemplando los cachorros en su parque de juegos. Si esto no te engancha y no lo disfrutas, mal asunto.

Generalmente, desde que comenzamos esta andadura, hemos obtenido grandes alegrías al ver el nacimiento de una camada, la sensación de satisfacción de ver como un cruce ha cumplido las expectativas puestas, la ilusión de ver crecer un cachorro prometedor, la llamada de una familia que está encantada con tu cachorro y no lo cambiaría por nada… pero también hay reveses y duros momentos, como cuando las cosas no salen como habías planeado, la marcha de un amigo de cuatro patas, etc… En cualquier caso, y a pesar de los duros momentos, siempre hay algo que te anima a seguir, y es el afán de convertir esa idea, ese proyecto o prototipo de perro de agua ideal en algo tangible y real.

Nuestras camadas

No somos partidarios de una cría extensiva ni mucho menos disponemos de cachorros durante todo el año, pues entendemos que la cantidad (generalmente) suele estar reñida con la calidad. En nuestro criadero, por llamarlo así, no suelen nacer más de 2/3 camadas al año.  Restringir el numero de nacimientos supone disponer de más tiempo para dedicarle a los cachorros (sociabilización, atenciones, limpieza, protocolos veterinarios...), y eso se traduce en su bienestar.

Tampoco somos partidarios de tener en casa un número elevado de perros, pues al igual que ocurre con la cría masiva de cachorros, la tenencia de un gran número de ejemplares puede suponer una merma en los cuidados y tiempo disponible para dedicarle a los perros jóvenes y adultos.

Las familias de nuestros cachorros

Una de las cosas más importantes para un criador es tener la certeza de que tu cachorro va a estar en buenas manos. El futuro bienestar del cachorro ha de ser el objetivo principal y prioritario a la hora de la elección del nuevo propietario, frente o cualquier tipo de interés. Bien es cierto que cualquier criador desea que su perro asista a concursos y exposiciones de belleza, pero esto siempre debe ser secundario y estar secundado a una tenencia responsable. Hay que ser conscientes de que un grandisimo porcentaje de cachorros no pisarán vivirán alejado de competiciones y eventos caninos.

Saber que un perro criado por ti es un miembro más de una familia,  se encuentra integrado en la misma siendo una parte fundamental, y es amado y querido... ¡es la mayor satisfacción que un criador puede tener!